Fabada Asturiana

Fabada Asturiana

Hola, con este post voy a hacer un paréntesis del curso de Macaron de colores y voy a compartir contigo la receta de Fabada que yo suelo hacer en casa que me va como anillo al dedo. Es muy sencilla de hacer porque tan solo hay que meter todos los ingredientes en la cazuela y cocinarlos a fuego lento y con mucho mucho amor.

Hoy te haré un breve resumen de lo que son las legumbres pero merecen tener un post completo donde poder profundizar en sus propiedades, tipologías, métodos de cocción etc que lo prepararé para más adelante.

Las legumbres digamos que son semillas que crecen dentro de una vaina y es fuente principal de la dieta mediterránea gracias a su aporte de fibras vegetales, hidratos de carbono y proteínas. Es la proteína vegetal por excelencia, así que lo ideal sería consumirlas más menudo y reducir nuestro consumo exagerado de carne. Es un producto estrella en nuestras cocina porque son versátiles, ayudan a mejorar nuestra salud y encima son económicas. Vamos, que son un fondo de armario en nuestras despensas. Nosotros solemos consumir las legumbres secas que son las semillas secas, limpias y sanas que han separado de la vaina y que posteriormente tenemos que rehidratar para poder cocerlas.

Yo a veces para que sean aun más saludable las dejo germinar un poquito una vez se hayan hidratado y esto tiene su sentido. No es lo mismo comer una legumbre sin germinar que una germinada ya que la germinada es una legumbre llena de energía vital que tu cuerpo asimilará, digamos que te estás comiendo un alimento lleno de vida vitaminas y enzimas digestivas al contrario de un alimento muerto. Yo a veces las germino pero hay personas que les da impresión comer las legumbres viéndolas un rabito ja jaaa. Esto es un tip saludable para los que se quieran cuidar más.

Y ahora vamos al grano con la receta.

Receta

Ingredientes:

  • 500 g de fabes asturianas (las judías blancas)
  • 250 g panceta curada
  • 2 chorizos asturianos
  • 1 morcilla asturiana ahumada
  • 200 g hueso jamon (optativo)
  • hebras de azafran
  • 1 cebolla
  • 2 dientes de ajo
  • sal

Preparación:

  1. Cubrir las fabes con agua fría y dejarlas reposar toda la noche en la nevera para que no fermenten. Dejar tambien en remojo la panceta y el hueso de jamón en caso de ponerlo.
  2. Al día siguiente escurrirlas, atravesar la morcilla y los chorizos con una brocheta y ponerlas junto con los demás ingredientes en una cazuela menos la sal.
  3. Cubrir con agua fría y poner a fuego fuerte hasta que rompa a hervir. Retirar la espuma que salga por la superficies para eliminar las impurezas de las fabes y la carne.
  4. Inmediatamente después bajar la temperatura suave, que borbotee y dejarlas que sigan cociendo lentamente.
  5. Añadir el azafrán a mitad de cocción para darle más color.
  6. Retirar cuando estén blandas pero sin que lleguen a romperse.
  7. Rectificar de sal si fuera necesario.
  8. Si las fabes no han quedado muy espesas puedes romper algunas o coger las que se hayan roto, triturarlas con un poco de caldo y añadirlo al guiso para espesar el caldo.
  9. Servir en un plato con los embutidos troceados.

Consejos:

  • La sal la ponemos al final para recitificar en caso de que las carnes y el hueso no hayan salado lo suficiente. Si la ponemos desde el principio arriesgamos a que se sale demasiado al concentrarse los sabores.
  • A veces si no tengo mucho tiempo para cocerlas las dejo 12 horas en agua y así la alubia se hidratará más y después tardará menos en cocerse.
  • El azafrán lo puedes tostar dentro de papel de aluminio y molerlo en un mortero antes de añadirlo a las fabes.
  • Cada cieto tiempo es conveniente “asustar” a las fabes con agua fría para ayudar a que no pierdan las pieles, a que el guiso se mantenga a temperatura suave.
  • No remover las fabes con un utensilio de cocina, es mejor removerlas agitando la cazuela con el fin de que no se rompan.
  • A mi personalmente no me gusta el hueso porque a veces tienes las mala pata de que te salga rancio y no me gusta el sabor que me da a los platos, como ya he mencionado arriba es opcional.
  • Usar una olla amplia para que puedan extenderse las fabes y así no se aplasten con el peso en una olla mas pequeña.
  • No recomiendo hacerlas con la olla a presión porque se rompen mucho.
  • Usar ingredientes de buena calidad te harán marcar la diferencia.

Ojalá que te guste y que te reconforten con el frío que hace últimamente. Hasta la próxima!!



Este espacio utiliza cookies con el fin de mejorar la experiencia del usuario. Si pulsa el botón, esta mensaje no volverá a mostrarse y consideramos que acepta su uso. Obtenga más información consultando nuestra política de uso de cookies. Más información

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close